Análisis SEO ¿En qué consiste?

Análisis SEO ¿En qué consiste?
Ilustraciones de personajes haciendo un análisis SEO
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en telegram

Un análisis SEO nos dirá exactamente en qué acciones debemos enfocar nuestros esfuerzos ya que a un sitio web no le basta un buen diseño y contar con la información básica del negocio. Debe cumplir con las mejores prácticas para que los motores de búsqueda como Google y Bing o programas de Facebook y Linked puedan entender de qué trata nuestro sitio, qué tipo de información ofrece y así indexarla —y valorarla— para poder ofrecernos como resultados cuando alguien realiza una búsqueda.

Sin embargo, realizar estas prácticas no es tarea fácil. Requiere dominar distintas disciplinas como la programación, redacción e incluso la estrategia.

Diferentes clientes se han acercado a nosotros para recibir orientación para mejorar su posición en los resultados de búsqueda, cada proyecto llega en diferentes etapas y condiciones, ya que algunos clientes optan por delegar en su totalidad el SEO a la agencia y otros por capacitarse para encargarse ellos mismos en un futuro.

En más de una ocasión nos han preguntado en qué consiste el trabajo que hacemos para trabajar el SEO de algún sitio y hoy nos dimos a la tarea de redactarlo para entender de cabo a rabo cómo es que realizamos un análisis SEO.

Análisis SEO inicial

Llevamos a cabo una profunda investigación del estado (ranking) actual del dominio, donde tomamos nota de 1) la autoridad del dominio, 2) backlinks, 3) palabras claves (Keywords o KW) orgánicas por las que ya están recibiendo visitas, 4) competidores y 5) y posición en los resultados de búsqueda de Google (opcionalmente Bing).

Hay distintas herramientas para hacerlo, aunque todas son de paga, la mayoría incluirán una prueba gratuita para que exploremos la funcionalidad; las más conocidas son Moz, SemRush y Neil Patel.

Identificar las palabras clave de nuestro negocio

Obtenemos una amplia lista de palabras clave —en inglés keywords y para abreviar KW

  1. Deseadas por el cliente
  2. Recurrentes en el sitio
  3. Reales obtenidas de Google Search Console
  4. Comunes en la industria y
  5. Posicionadas por la competencia

Después buscamos similitudes y variaciones de las palabras clave para ampliar el rango de resultados acordes a una búsqueda humana.

Por ejemplo, las personas no suelen buscar marcas, buscan soluciones y no suelen buscan la palabra clave directa “tenis”, sino que buscan una más útil “mejores tenis para correr”.

Te recomiendo Keyword.io

En ejercicios con otros proyectos, obtenemos en promedio más de 2000 KWs, de las cuales hacemos una exhaustiva búsqueda para conocer:

  1. Cuál es su volumen de búsqueda mínimo y máximo mensual
  2. Quienes compiten por esa KW y
  3. Cuál es el estado de la competencia en publicidad la KW

Con esta información podemos entonces por medio de una lista filtrada, conocer cuáles son las Keywords con mayor volumen de visitas y su nivel de relevancia con nuestro negocio.

Descartamos aquellas Keywords ambiguas cuya relevancia no aporte un verdadero prospecto. A través de un algoritmo propio otorgamos una calificación según la dificultad con la que podríamos hacer un cambio positivo para que nuestro proyecto aparezca o suba posiciones en los resultados de búsqueda.

De esta manera terminamos con una lista corta con aquellas Keywords que tienen el potencial para cambiar el tráfico orgánico de nuestro negocio, a partir de esta lista creamos nuestro proyecto a corto y mediano plazo.

Recomendamos hacer esta investigación de KW cada 3 meses.

Ajustes técnicos al sitio

Es indispensable que el sitio esté técnicamente preparado para implementar las mejores prácticas de SEO.

Esto incluye la instalación de códigos (pixeles) y de complementos (en el caso de WordPress) como Yoast SEO o RankMath —mi personal favorito— que permitirá añadir las Keywords a cada una de las páginas y artículos de nuestro sitio. O en su caso del código correspondiente para que facilite la labor de los robots (Google, Bing, Facebook) de encontrar, reconocer e indexar nuestro sitio.

Algunas de las funciones de estos complementos tienen un costo anual.

Así que analizaremos de manera técnica cuál es el estado actual del sitio, qué tanto cumple con las mejores prácticas y emitiremos recomendaciones o bien las ejecutaremos.

Las mejores prácticas no solo incluyen Keywords, también se mide la velocidad de carga de la página, la claridad del diseño gráfico (UI), el uso real que le dan los visitantes al sitio (UX) reflejado en la tasa de rebote, el uso de enlaces tanto internos como externos, el uso de la descripción en imágenes entre otros.

Por lo que las horas de implementación pueden variar hasta no hacer una auditoría completa. Ud. puede ejecutar una auditoría por su cuenta con la siguiente herramienta: https://developers.google.com/speed/pagespeed/insights/

Plan y ejecución de acciones

Una vez que el sitio esté listo y contemos con la lista de las KW a las que aspiramos posicionar nuestro sitio; hay dos posibilidades de acción a corto y mediano plazo.

A corto plazo

Invertir en publicidad —también conocido como SEM— en Google AdWords, es decir, que nuestra página aparezca de forma patrocinada en los resultados de búsqueda de Google o Bing. Gracias a la lista antes elaborada, ahora contamos con una probabilidad de éxito para nuestros anuncios superior, ya que sabemos cuáles KW son más óptimas para competir.

Recomendamos que independientemente del poco o mucho presupuesto que se asigne, esta campaña sea permanente.

Acompañaremos el proceso de creación de anuncios, desde el texto y el diseño, hasta la propia configuración del mismo. Ya que emitiremos constantemente recomendaciones que harán que la curva de aprendizaje sea más corta. Por ejemplo, uno de los mayores errores de los anuncios es que apuntan a la página principal del negocio, cuando deberían apuntar a la solución misma o a una página que busque interactuar con el usuario o capturar sus datos (Landing Page).

La publicidad no es obligatoria, pero a corto plazo es la manera más rápida de atraer tráfico a nuestro sitio.

Gracias a la instalación de píxeles que hemos configurado en la etapa técnica, ahora será posible hacer una publicidad mejor enfocada en otras plataformas como Google Ads, Facebook, Instagram, LinkedIn o Twitter, donde incluso podremos usar la función de retargeting, que no es más que publicidad enfocada únicamente a audiencias que ya han interactuado con nosotros de alguna manera.

A mediano plazo

El mejor camino para un tráfico orgánico constante y sustentable es adecuar nuestro contenido para que haga sentido con las KWs que estamos prospectando.

Hemos visualizado que los mejores resultados los obtendremos a través de la creación de contenido constante como un blog o noticias, ya que Google nos calificará como “creadores de contenido” y actualizará nuestra posición con mayor frecuencia, es decir, si un sitio web no cambia constantemente el robot de Google no regresará lo suficiente rápido para notar nuevo contenido y por tanto no nos recomendará.

A través de la lista de KW, obtendremos nuevas ideas para publicar contenido tipo artículos. Este tipo de contenidos debe estar enfocado en ayudar a nuestro cliente final a solucionar dudas o problemas comunes en el área. De esta manera creamos confianza y nos convertiremos tanto para el cliente como para Google en una figura de autoridad.

Sin embargo, aún con una publicación constante, los resultados SEO son visibles sólo a mediano plazo (aproximadamente 6 meses), por lo que el constante análisis, la medición, el ajusto y la paciencia son claves para el éxito de nuestro negocio.

¿Necesitas un contrato?

Simplifica la forma en la que tu equipo trabaja

Comienza a usar hoy mismo nuestra plataforma de OKRs
Es gratis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *